Podemos

Tranquila, y casi sin despeinarse, la selección española se dió un festín a base de un equipo que demostró que es un pais más de rugby que de fútbol. Evidentemente, Nueva Zelanda, tiene el mérito de ser el campeón de Oceanía (vaya mérito...). Y viene a enfrentarse a una selección sólida y segura. Después de ver el hat-trick de Torres (el más rápido de la historia de la Roja), el guardameta de los "kiwis": Moss, estaba aterrorizado de lo que le estaba por caer encima.

Sorprende a veces pensar que los dos de los tres mejores entrenadores españoles (faltaría Benítez) han optado por dirigir a la absoluta por fin. Cuantos años de Iñaki Sáez, Javier Clemente, José Antonio Camacho y Javier Clemente ¡ otra vez !. Sin éxitos y con un equipo plagado de estrellas también, tal vez no tan buenas como los Cesc, Xavi, Torres y Villa; pero con una dupla de Morientes y Raúl que eran la envidia de media Europa.

España está fuerte y este grupo ayuda mucho a la moral para meter goleadas a todos, hasta al organizador, muchos periodistas se sorprenden por el amor de los surafricanos por Torres, pero claro, no se dan cuenta que es el "9" del Liverpool y los Surafricanos por haber sido (o ser) colonia inglesa ven mucho más la Premier que la Liga BBVA.


A falta de los muñequitos que ponía Cuatro en la Eurocopa, Telecinco puso a Aragonés a meterle un ritmo vertiginoso al relato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario