Los mejores futbolistas de la historia (I)

Lev Ivanovich Yashin nació en Moscú el 22 de octubre de 1929. Conocido internacionalmente como la Araña Negra, es posiblemente uno de los mejores porteros de la historia del fútbol, era muy ágil pese a su gran envergadura y siempre se mostraba seguro bajo los palos.


Inició su vida deportiva jugando al hockey sobre hielo como portero cuando trabajaba como mecánico en una fábrica en la segunda guerra mundial. En 1949 entró a formar parte del Dinamo de Moscú (equipo fundado en el ejército soviético, ganando 5 ligas rusas y 3 copas), y en 1953 empezó a ser conocido mundialmente.


Participó activamente con la selección (78 partidos en total). Jugó tres mundiales: Suecia 1958 (cuartos de final), siendo el mejor jugador del equipo, Chile 1962 (cuartos de final), e Inglaterra 1966 (semifinales). Disputó y ganó la primera Eurocopa, en 1960. Representó a su patria en 78 ocasiones. Defendió tres veces la portería de la selección de la FIFA. Se retiró a los 42 años (1971) tras haber estado durante más de dos décadas al cuidado de la portería del Dínamo, en un partido homenaje entre la selección rusa y un combinado del resto del mundo.


Como recuerdo de su partido de despedida, Lev Yashin le entregó sus guantes al portero de la Seleción Uruguaya y de Peñarol: Ladislao Mazurkiewicz (considerado como el mejor arquero del contienente americano), el cual le dijo: "Tú serás mi sucesor".


Ostenta el récord de partidos jugados en la Liga Soviética, 326 partidos, de los cuales se dice que en 270 de ellos acabó con la portería a cero y que atajó 150 penaltis. En 1963 recibió el Balón de Oro, siendo el único portero al que se le ha otorgado dicho premio. Tiempo después se convirtió en técnico del Dínamo y de la selección. Falleció el 20 de marzo de 1990 en Moscú, a causa de un cáncer de estómago.


Franz Beckenbauer: "Me golpeó la muerte del portero ruso Lev Yashin. Nos llevábamos muy bien. Aún me acuerdo cómo tras un partido de una selección mundial jugado en Rio de Janeiro nos invitó a mí y a Wolfgan Overath a la habitación de su hotel. Abrió una maleta repleta de vodka y caviar. Comimos y bebimos demasiado. Y en el caso de Yashin se sumaba el hecho de que fumaba muchísmo. Lo visité años después en Moscú. Se lo veía enfermo, le habían amputado una pierna. Apuntó con su muleta hacia arriba: "A esa altura es que pasaban tus tiros al arco". Al menos no había perdido el humor."

Lev Yashin: "La sensación de ver a Yuri Gagarin volar en el espacio es sólo superada por el disfrute de parar un penalti."

1 comentario:

  1. EXCELENTE NOTA, AMIGO ANIBAL, SIGA ASI.

    GUILLERMO (DE VILLA URQUIZA, BUENOS AIRES)

    ResponderEliminar