Gallina vieja... hace buen caldo

Nueve títulos mundiales en el deporte moderno es una marca que les pueden preciarse a pocos atletas. El italiano Valentino Rossi (Yamaha) corría en el circuito de Sepang con el objetivo de ganar el mundial de MotoGP.


En el Gran Premio de Malasia acabó tercero, delante suyo, el australiano Casey Stoner de Ducati y Dani Pedrosa de Honda, que finalizó segundo.


Este es el noveno campeonato del mundo de "il Dottore", de estos nueve, siete son el la máxima categoría y los otros se reparten entre 125 y 250, con una ocasión en cada uno.


El español de Yamaha, Jorge Lorenzo parecía haber renunciado a la persecución: "Mi objetivo es conservar el segundo puesto en el mundial". Evidentemente esta táctica no sirvió para nada, porque como en ocho ocasiones antes, Valentino no siente la presión y sigue ganando. Con la pole de esta carrera ya estaba a la altura del mítico Mick Doohan.


Los españoles Pedrosa y Lorenzo estarán más fuertes el año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario