Crónica desde la Porta 97 (I)

Si uno se arriesgaba a ir al Camp Nou a ver el FC Barcelona vs. Inter de Milán sabiendo que Ibrahimovic y Messi no jugarían el partido, posiblemente se hubiera pensado mejor la posibilidad de comprar o no la entrada, sabiendo también lo que esta valdría.


En esta entrada amenizaremos un poco la idea de lo que es ir al fútbol un día de semana. Normalmente el que va a un partido de Champions League sale del trabajo y va "volando" a la cancha tratando de recargar energías para los dos o tres días de trabajo que quedan disfrutando de un buen espectáculo.


Al llegar al Estadio, el club te recibe como un protagonista más. Muchos de los aficionados visitantes aprovechan para fotografiar todo lo que se pueda, al mejor estilo japonés y otros, con más tiempo ya llevan todo el día entre conocer el club y el museo.


"El fútbol es arte"


La organización en estos eventos siempre es la que se espera, nunca dejan un detalle por atender a último momento. La previsión de la UEFA en la gestión es milimétrica para que no haya margen de error.


Los periodistas acreditados y fotógrafos tienen su acceso. Lástima que aún no sea titulado para poder entrar por esta puerta.


Bueno, a trabajar, que esto no se tiene que convertir en la galería de fotos sino en el análisis del partido entre culés e interístas que por si aún no lo sabe, el Barça se impuso por un contundente 2-0 con goles de Piqué y Pedro.


De más esta volver a hablar del ambiente que había. Sin embargo pese a que más de 90.000 personas llenaron la cancha, en los momentos previos, daba la impresión de que no podía haber un entorno tan propicio para el encuentro.


El himno del Barcelona sonó primero, luego el de la competición, ese que algunos lo escuchan y dicen que oyen claramente que dice que el Barça va a ganar la Champions.


El primer tiempo fue de toque constante para el conjunto catalán mientras el Inter corría tras el balón en cada jugada. La escuela de Mourinho salió a relucir en la segunda parte pegando patadas y parando el juego para que la sangre no llegue al río.


En este gráfico se puede apreciar el control posicional de las tres líneas de juego, concentradas durante todo el encuentro, casi no tienen que cambiar ubicaciones, más que para los relevos de ataque.


Fue perfecta para los culés ya que quedaron primeros de grupo con 8 puntos tras empatar el Dinamo con el Rubin Kazan. El grupo se define con el viaje del Barcelona a Kiev y el choque entre Inter y Rubin en el Giusseppe Meazza.


Otros resultados: Fiorentina 1-0 Ol.Lyon, Debreceni 0-1 Liverpool, Rubin Kazan 0-0 Dinamo Kiev, Unirea Urziceni 1-0 Sevilla, Rangers 0-2 Stuttgart, Arsenal 2-0 Standard Lieja, AZ Alkmaar 0-0 Olympiacos.

La ovación a Samuel Eto'o fue admirablemente atronadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario