La importancia de hacer los deberes en casa

Fluminense derrotó por 3-0 a la Liga Deportiva de Quito en el estadio Maracaná, pero no le alcanzó para evitar la consagración del equipo ecuatoriano como nuevo campeón de la Copa Sudamericana. Carlos Espinola fue figura de su equipo, ante el dominio absoluto del plantel "carioca".


La Liga de Quito se proclamó campeón de la Copa Sudamericana gracias a la holgada ventaja de cuatro goles la ida, que le permitió perder por 3-0 ante el Fluminense brasileño, que se quedó a un gol de la remontada. Los goles de Diguinho '13, Fred '43 y Gum '71 dieron esperanzas a los brasileños, que se quedaron a apenas un tanto de igualar la eliminatoria y forzar un tiempo extra de treinta minutos.


En el primer tiro a puerta, un zurdazo de Diguinho desde muy lejos, se convirtió en el gol inaugural con la colaboración involuntaria de William Araujo, que cambió la trayectoria al intentar despejar. Poco después, los ecuatorianos recibieron una segunda bofetada: la expulsión de Ulises De la Cruz por una entrada violenta a destiempo sobre Diguinho. Pero la Liga reaccionó, cerrandose y resistió hasta justo antes del descanso, cuando Fred recibiendo un buen pase de Alan en la frontal del área, solo frente al guardameta Alexander Domínguez, rematara con frialdad, colocado un balón ajustado al palo. El 2-0 le dio alas a una afición que entonces veía cerca la remontada y que llevó en volandas a sus jugadores, que se quedaron en el césped durante el descanso para sentir el aliento del público.


El 'Flu' insistió y rozó el tercero en un remate de Ruy, que acababa de ingresar al campo y envió el balón al poste derecho en un testarazo, tras un pase providencial de Conca. El mismo argentino forzaría un córner con un derechazo y, a continuación, sirvió desde la esquina la asistencia que el defensor Gum transformaría en el tercer gol de la noche con un remate de cabeza fuerte y colocado que dejaba a los brasileños a tan solo un gol de forzar los penaltis y con veinte minutos por delante.


Pero la presión hizo que Fred perdiera los nervios y, al protestar por una falta, arreó un cabezazo al árbitro, Carlos Amarilla, que no dudó en expulsar al delantero. Sin su mejor hombre y ante un Liga que se defendía con uñas y dientes, el 'Flu' perdió el rumbo en los últimos minutos y volvió a presenciar la celebración de los ecuatorianos en su feudo.


Nuestras felicitaciones a la Liga "De las Estrellas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario