Papá, ¿por qué somos del Atléti?

Las excepcionales actuaciones de los canteranos Dominguez y De Gea, y de los delanteros Agüero y Forlán hicieron al Atlético de Madrid dueño de la primer Europa League de la historia. Al igual que cuando se jugó la primera Recopa de Europa, los rojiblancos se convierten en los iniciadores de dicho palmarés.


Fue tras un centro del argentino Sergio Agüero que Forlán mandó a la red anticipando a su marcador a los 115’. El mismo delantero uruguayo había puesto en ventaja al equipo español a los 32’.El galés Simon Davies estableció a los 37’ el empate parcial para el equipo inglés, resultado que se mantuvo invariable hasta el pitazo del árbitro italiano Nicola Rizzoli que marcó el final del tiempo reglamentario.


Forlán, la figura de la cancha, había tenido una chance clara a los 12’ al estrellar un remate en el poste y Atlético de Madrid gozó de otra a los 105’ tras un centro del uruguayo que no lograron conectar los argentinos Eduardo Salvio y Agüero. El equipo español fue más incisivo ante un Fulham que hizo el gasto, marcó los ritmos del partido, sobre todo en el complemento y en tiempo suplementario, pero no logró traducir ese dominio en la red.


Quique Sánchez Flores se mantuvo al margen de los festejos hasta que los jugadores se percataron y empezaron a felicitarle levantándolo por los aires. No hay duda que era el técnico adecuado para el equipo, un equipo que siempre fue más psicológico que técnico, por eso, ésta, era la final idónea para ellos.


La final del torneo se disputó ante unos 57.000 espectadores en el estadio AOL Arena de Hamburgo y repitió el resultado de la final del 2009, cuando aún era la Copa UEFA y consagró al ucraniano Shakhtar Donetsk, también en tiempo suplementario y por idéntico marcador ante el alemán Werder Bremen.


Sigan soñando así colchoneros, que ahora viene la Copa del Rey...

No hay comentarios:

Publicar un comentario