Diego Forlán +10

Uruguay 2-3 Alemania


La celeste dejó grandes ejemplos de pundonor, de entrega. El equipo uruguayo mostró al mundo que la garra charrúa no es un cuento de camino. Cada vez que estuvo abajo supo remontar, dio pelea a todos su rivales, nunca se dio por vencido, y jamás fue inferior incluso ante grandes rivales como Holanda y Alemania.


El tercer lugar de los germanos no es muy diferente del que obtuvieron en Alemania 2006 (con el mérito que tienen de siempre estar en las instancias finales de los mundiales) pero el equipo del que todos hablan y el que enamoró a muchos en Sudáfrica 2010 es la celeste. Así como el jugador que está en boca de todos es Diego Forlán.


Uruguay marcó dos goles, el de Edinson Cavani y otro de Forlán y tuvo otras tres claras opciones de anotar también con Cavani, Luis Suárez y el tiro libre que Forlán estrelló en el travesaño y que fue la imagen con la que terminó el partido por el tercer lugar en Puerto Elizabeth. Ese que muchos decían que nadie quería jugar, pero al que tanto alemanes como uruguayos le dieron la importancia que merece.


Tabárez: "el grupo le devolvió al país una identidad, una ilusión y una alegría".

No hay comentarios:

Publicar un comentario