"Los rompequinielas"

Holanda 2-1 Brasil


Cuando Felipe Melo fue expulsado otra vez por la infantilidad de dejar su profesionalidad de lado y hacer caso a Dunga (que era en parte lógico por ser su entrenador), Brasil terminó de perder las posibilidades de meterse en semifinales.


Que el fútbol no entiende de sentimientos ya lo sabíamos. Los escudos a veces no importan y Holanda borró de un plumazo las cinco estrellas que tiene Brasil en el pecho. Lo hizo por accidente cuando todo parecía bajo control brasileño. Todo fue un disparate en detrimento de Dunga, que tenía preparado el guión y Holanda se lo saltó cuando ni la propia selección holandesa lo esperaba.


Holanda vuelve a las semifinales 12 años después y como dato anecdótico, en este Mundial de Sudáfrica los tres últimos campeones no estarán entre los mejores.


En el segundo gol se cumplió una ley: "Dos cabezazos en el área es gol".

No hay comentarios:

Publicar un comentario