Echémosle la culpa a Schumacher

El capricho de Ferrari de mirar lo que hacía Webber, condenó a la escudería italiana a conformarse con el segundo puesto del Mundial de Pilotos de la Formula 1. Protagonista indirecto, Schumacher chocó con Liuzzi y el safety car juntó a todos los coches. Entonces en la vuelta 10, Webber entró en boxes y entendieron que Alonso debía hacer lo mismo. Petrov hizo 40 vueltas de tapón y el asturiano se quedó sin premio.


Vettel sorprendió al mundo de la F1: ganó en Abu Dabhi y se consagró como el campeón más joven de la historia con 23 años. Nunca fue líder en la temporada, pero eso ya no importa. Alonso quedó séptimo y fue la decepción.


Sebastian Vettel no fue informado sobre el título obtenido hasta haber acabado primero el gran premio de Yas Marina. Los 256 puntos del alemán superaron a los 252 de Alonso, los 242 de Mark Webber y los 240 de Hamilton.


Fernando Alonso se mostró triste y decepcionado por no haber podido lograr en Abu Dabi convertirse en tricampeón del mundo. "Supongo que hacer lo mismo que Button, no parar, hubiese sido suficiente. Pero a posterior siempre la estrategia es más fácil", confesó.


En el box de Red Bull no paró de sonar el "We no speak americano" mientras los mecánicos se abrazaban y festejaban sin parar. Los periodistas de "La Sexta", un canal español, no pudieron entrar a transmitir dentro de dicho box, debido a que les echaron al grito de: "¡Váyanse a Ferrrari!"


Enhorabuena al campeón Vettel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario