Un ejemplo de gestión

La semana pasada, Pinto Da Costa, presidente del Oporto, se sentó a negociar con Miguel Ángel Gil Marín, nombrado mejor gestor deportivo del año 2010, por Radamel Falcao. Como resultado de la operación, el cuadro portugués recibirá 40 millones de euros por un futbolista que le costó 5,5 hace dos campañas, procedente de River Plate. El de Falcao es el último gran negocio de un club ejemplar en su gestión, al menos en lo que a compraventa de futbolistas se refiere. Desde que ganó su segunda Liga de Campeones, el Oporto ha comprado barato y vendido a precio de oro a un buen puñado de jugadores.


Tras proclamarse campeón de Europa contra el Mónaco, en el año 2004, el Oporto vendió a Paulo Ferreira, Carvalho y Deco, los dos primeros al Chelsea y el tercero al Barcelona. Las ventas de los tres supusieron 71 millones para el club (30 por Carvalho, un canterano; 21 por Deco y 20 por Paulo Ferreira). Aquellas tres ventas fueron el inicio de una catarata de grandes negocios para el club portugués. En los siguientes veranos, Luis Fabiano fue comprado por 3,5 millones al Sao Paulo y vendido por 10 al Sevilla, Seitaridis fue adquirido por 3 del Panathinaikos y salió por 10 al Dinamo de Moscú, el mismo destino que Maniche por 16 millones de euros.


Especialmente productivas para el Oporto fueron las ventas de 2007, cuando recaudó más de 60 millones de euros en dos futbolistas, Pepe y Anderson. Real Madrid y Manchester United pagaron 30 y 31,5 millones respectivamente. Hasta el traspaso de Falcao, eran las dos mayores ventas del Oporto en toda su historia. El beneficio del Oporto fue de casi 55 millones de euros, pues Pepe costó 2 millones procedente del Marítimo y Anderson, del Gremio, 5 millones.


El club de Pinto Da Costa, que se ha ganado fama de duro negociador por algo, no hace distinciones, vende igual de caro a un defensa, a un centrocampista o a un delantero. Entre los zagueros, percibió 20,5 millones por Bosingwa, 15 'kilos' por un Cissokho al que compró por 300.000 al Vitoria Setúbal y 22 millones por Bruno Alves, procedente del Oporto B. Como medios, Lucho González, comprado por algo más de 10 millones a River Plate, salió por 19 rumbo al Olympique de Marsella y Raúl Meireles, que llegó a Porto con la carta de libertad, fue vendido por 13 millones al Liverpool. En la delantera, Quaresma dejó 24,6 millones en caja después de que el Oporto pagara 6 al Barcelona por él y Lisandro, predecesor de Falcao en la punta de los 'Dragones', salió por otros 24 millones cuando costó 6,7, procedente de Racing Club.


Pocos malos negocios se le recuerdan al Oporto. En los últimos años, el cuadro portugués sólo ha hecho una gran adquisición, la de Hulk, que costó 19 millones de euros procedente del Tokyo Verdy japonés, según la página web transfermarkt. Una cifra alta, aunque pocas dudas quedan de que cuando salga, si es que sale, lo hará por una cantidad bastante superior. La próxima ganga, sin embargo, parece tener nombre y apellido: Freddy Guarín. El colombiano costó un millón de euros procedente del Saint-Etienne. ¿Por cuánto saldrá? Los antecedentes apuntan a que el club que le quiera tendrá que rascarse el bolsillo. Y Pinto Da Costa seguirá frotándose las manos.


Los datos hablan por sí solos: desde 2004, el Oporto ha vendido por valor de 406 millones de euros y ha comprado por 239. Casi 170 millones de beneficios y el equipo ha seguido siendo igual de competitivo. El Oporto, a pesar de vender a sus mejores jugadores, ha seguido ganando títulos en Europa y en Portugal. Un ejemplo de gestión deportiva.


Los grandes traspasos del Oporto

Falcao: comprado por 5,5 millones, vendido por 40
Anderson: comprado por 5 millones, vendido por 31,5
Pepe: comprado por 2 millones, vendido por 30
Carvalho: canterano vendido por 30 millones
Quaresma: comprado por 6 millones, vendido por 24,5
Lisandro: comprado por 6,7 millones, vendido por 24
Bruno Alves: canterano vendido por 22 millones
Deco: vendido por 21 millones
Bosingwa: vendido por 20,5 millones
Paulo Ferreira: vendido por 20 millones
Lucho González: comprado por 10,2 millones, vendido por 19
Maniche: vendido por 16 millones
Cissokho: comprado por 300.000 euros, vendido por 15 millones
Meireles: llegó libre, vendido por 13 millones
Seitaridis: comprado por 3 millones, vendido por 10
Luis Fabiano: comprado por 3,5 millones, vendido por 10


Nota de Marca.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario