Dos fábricas de talentos al borde de la quiebra

Brasil y Argentina son los dos gigantes que han dominado Latinoamérica a lo largo de la historia, en lo que al fútbol se refiere. Entre estos dos países, suman 7 Mundiales y 22 Copa América. Además de todo este extenso palmarés, Brasil y Argentina aportaron al deporte rey a los dos jugadores que son considerados como los mejores de la historia: Pelé y Maradona. Eso, sin mencionar a los Messi, Ronaldo, Ronaldinho, Batistuta, Roberto Carlos, Crespo, Zanetti y una serie de jugadores que para ser sinceros, son de otro planeta. No sabemos qué sería del fútbol europeo sin la presencia de brasileños y argentinos. Los mejores equipos de la historia siempre han contado con jugadores de estas dos nacionalidades en sus filas.

Brasil y Argentina siempre han estado presentes en nuestro continente, en Europa y en cualquier competición que tenga que ver con el fútbol. ¿El resto de Latinoamérica? siempre ha estado a la sombra de estos dos gigantes. Eso sí, hay que resaltar que los uruguayos han sido los que han estado más cerca de Brasil y Argentina. Sin embargo, la historia del fútbol latinoamericano ha ido cambiando poco a poco con el pasar de los años. Se vio reflejado en el Mundial de Sudáfrica, donde Honduras fue el único de los nuestros que se quedó en la fase de grupos. También lo vimos en la Copa América. Mientras que en las eliminatorias sudamericanas, estamos presenciando la consolidación de selecciones que hace no muchos años, eran tres puntos seguros. Perú y Venezuela son dos claros ejemplos de ello. Pero este cambio no sólo lo estamos viendo en las selecciones, también en los clubes y principalmente en la producción de jóvenes talentos.


Hace años, Brasil y Argentina se cansaban de exportar figuras que posteriormente, la terminaron rompiendo en el fútbol de Europa. A día de hoy, estos dos países están pasando por un momento muy delicado en cuantoo a la exportación de jugadores, mientras que Colombia, Venezuela, Perú, Chile y México, han ido creciendo en ese aspecto. Nada más hay que echar un vistazo a los jugadores de ahora del fútbol argentino. Sacando a Messi -que no lo podemos considerar como una exportación del fútbol argentino porque se formó en el Barcelona-, los últimos jugadores de talla mundial que exportó Argentina fueron Higuaín y Agüero. Desde ese entonces, los argentinos que llegan a Europa son de un nivel muy pobre. Rodrigo Palacio, Dátolo, Buonanotte, Ricky Álvarez, Osvaldo o Andújar; reflejan la realidad del fútbol argentino. No son malos jugadores, pero tampoco podemos decir que tienen el nivel de aquellos futbolistas como Verón, Riquelme, Cambiasso y los ya mencionados Batistuta, Crespo y Zanetti.

Ejemplos de jugadores que ya no produce Argentina: Javier Zanetti, Gabriel Batistuta y Juan Román Riquelme. Y ahora, ejemplo de jugadores que exporta Argentina en la actualidad: Buonanotte, Ricky Álvarez y Andújar. El caso de Argentina, que llegó a ser de los mayores exportadores de grandes futbolistas al viejo continente, es realmente alarmante. En un par de años, solamente quedarán Messi, Higuaín y Agüero como grandes y únicos representantes del fútbol argentino en Europa. Ya veremos cómo evoluciona Lamela, que es uno de los futbolistas de esta nueva generación que más promete.Y es que para certificar lo grave que está el fútbol argentino, hay que ver el ejemplo de Boca Juniors.

Desde el Boca de Bianchi, no ha habido otro equipo que logre dejar una huella en el fútbol latinoamericano. Ese equipo con grandes figuras como Schiavi, Riquelme, Palermo o Schelotto, no lo podremos olvidar. En cambio, en el Apertura el Xeneize se consagró campeón y podemos jurar que nadie recordará al equipo de Falcioni que salió campeón en una competencia donde no tuvo rival y de paso, River Plate, su gran enemigo, en la Nacional B.

Mientras tanto, la Universidad de Chile. Por otro lado, está Brasil. Los canarinhos han aportado al fútbol mundial cualquier cantidad de cracks. El 'Jogo Bonito' ha dejado su sello en el viejo continente con jugadores realmente fantásticos. Sin embargo, desde Ronaldinho, Kaká, Ronaldo, Roberto Carlos o Lucio, muy pocos brasileños han estado a la altura de estos cracks. Hace tiempo que a Europa no llega un crack canarinho y eso también se debe al crecimiento que ha tenido la economía en Brasil, en donde los clubes se han podido dar el lujo de retener a los pocos cracks que tienen como Neymar, Ganso o Leandro Damiao, y de paso repatriar a jugadores que estaban ganando muy bien en Europa.El tener a Ronaldinho, Adriano, Luis Fabiano o a Ronaldo hace un par de años, habla muy bien de la economía de Brasil.

Por ello, se ha frenado esa fuga de talentos y el nivel del Brasileirao ha crecido considerablemente en los últimos años. Vamos a tener que esperar un poco más para que llegue uno de las nuevas figuras de Brasil al fútbol de Europa. Ya Neymar avisó que pensará en Barcelona o Madrid en 2014...Aunque Brasil tiene algunos jugadores interesantes como lo hemos mencionado, todavía no es suficiente para ser lo que en un momento llegó a ser. Ello se ve reflejado en la Selección de Brasil, que en este proceso de trancisión ha bajado mucho su nivel y es por la falta de cracks que hace varios años llegó a tener en sus filas. Falta un Ronaldo, un Ronaldinho, un Roberto Carlos...


Ante este declive que han tenido estos dos países en lo que a la exportación de talentos se refiere -cada uno por distintas causas- los clubes europeos han fijado su mirada en otras ligas que han ido creciendo a pasos de gigantes. Ahora mismo, Perú y Chile son dos mercados muy atractivos. De hecho, hay peruanos de muy alto nivel en Europa como Pizarro, Farfán, Paolo Guerrero, Juan Manuel Vargas y próximamente Andy Polo en el Genoa. El caso de los chilenos es parecido, ya que cuentan con Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Gary Medel, Mauricio Isla, Bravo y ahora Eduardo Vargas en el Nápoli.

Y no son solamente Perú y Chile, ya que Colombia también puede presumir de tener grandes figuras en Europa. Falcao, Armero, Ospina, Adrián Ramos, Perea, Guarín y cuidado con Jackson Martínez que está en el ojo de varios clubes europeos. Ni hablar de Uruguay, que con Forlán, Luis Suárez, Lugano, Diego Pérez, Cáceres, Cavani y Muslera tienen suficiente. Así el resto de los países de Latinoamérica, como Venezuela con Rondón en el Málaga, Rincón en el Hamburgo, Miku en el Getafe, Rosales en el Twente, Orozco en el Wolfsburgo y Arango en el Mönchengladbach. Que no son muchos, pero si lo comparamos con lo que era hace varios años, la diferencia es brutal.


México no es la excepción. Pese a que Chicharito ha sido objeto de críticas, es un delantero que ha tenido un importante aporte en uno de los clubes más importantes del mundo como el Manchester United. Jonathan Dos Santos en el Barcelona. Memo Ochoa en Francia. Mucho ojo con los Marco Fabián, 'Cubo' Torres, Carlos Fierro y compañía, que pronto darán el salto a Europa.Es increíble lo que puede cambiar el fútbol en un par de años. Países que en años anteriores no exportaban jugadores, ahora pueden darse el lujo de tener a la mayoría de sus respectivas selecciones en el viejo continente. Brasil y Argentina han perdido el dominio del cual disfrutaron durante muchísimos años. Tanto en la cancha, como fuera de la misma. Latinoamérica ha dado un cambio rotundo y afortundamente, para bien. Ahora le toca disfrutar a los que tanto sufrieron en todos esos años...

Por Jhonkarlos Guiñan para goal.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario