Para los que no creen en los milagros...

Olé la calificaba como "Increíble definición en la Premier". Sin dudas que fue un partido para la historia, y sólo para hacer grandes a los que aún no lo eran en este megaproyecto millonario. Parecía que no iba a pasar problemas tras el gol inicial de Zabaleta, pero el Queens Park Rangers lo dio vuelta, y mientras tanto el Manchester United ganaba y la gente en las gradas comenzaba a llorar.


El capitán del QPR, Joey Barton, golpeó a Tevez, lo expulsaron y antes de irse también le dio un rodillazo a Agüero en el momento menos indicado para su equipo.


Dejó a su equipo con uno menos y calentó el partido. El árbitro Dean, previa charla con el línea, lo expulsó, pero el volante tenía algo más. Se quería llevar a otro jugador y le pegó al Kun. También casi se pelea con Balotelli.


Parecía que iba a ser un partido tranquilo, pero fue todo lo contrario. Lescott falló, Cissé empató y el número 1 de la tabla volvía a cambiar de manos. Eso no es todo: Mackie, a los 20 minutos del segundo tiempo, puso el 2-1 para los visitantes. Pero el City metió al rival en su área (posesión de balón 80%-20%), pero llegó el tiempo reglamentario y el gol no aparecía.


Cuando a media Inglaterra le parecía una locura hacer entrar a Dzeko por Tevez, éste empató en el minuto 91, aún así, no alcanzaba y el United preparaba su fiesta.


Pero la figura de la temporada no podía ausentarse de un partido de semejante calibre. El Kun tomó la posta y, cuando muchos se apurarían, él amagó, se sacó al defensa y puso el 3-2 a los 93 minutos. Fue su 23° tanto en la Premier League, pero no es uno más. Es el gol de la temporada, es el gol que vale toda una Premier League.

No hay comentarios:

Publicar un comentario