West London Party

Hace diez años uno miraba un mapa de equipos de Londres y podría imaginarse qué equipos podían adjudicarse la primera Champions League para su ciudad, Tottenham Hotspur FC o el mismo Arsenal FC,y lo que nadie creería es que sería el Chelsea FC el que lograra dicha gesta. Todo esto se reduce a que en el año 2003, el club fue comprado por el magnate del petróleo y multimillonario ruso Román Abramóvich.


 Se pensó que la ausencia de John Terry podía marcar el resultado, contemplando también que la localía del rival tendría un peso que no soportarían los "blues". Pero no fue así, había mucha veteranía en un equipo que dicen que el italiano Roberto Di Matteo no controla en absoluto, ya que el "big three" Terry - Lampard - Drogba, aparentemente, maneja los hilos desde el vestuario.


Que pasó entonces, lo que todos sabemos; Un 19 de mayo 2012, el Chelsea se proclamó campeón en el Allianz Arena, tras vencer por 4-3 en los penaltis al Bayern München. Tras un marcador adverso de 1 a 0 con un gol de cabeza de Müller en los minutos finales del partido y con todos los pronósticos en contra, el Costamarfileño Didier Drogba consigue anotar de cabeza empatando el partido y estirando la agonía local hasta una prorroga llena de contracturados por el esfuerzo. Luego de ésta, el marcador siguió igual y ambos equipos se jugaban la gloria en la tanda de penales que favoreció al Chelsea.


"Didi" se lleva el MVP de la final y corona así un año es que ganó los siguientes galardones: Incluido en el Equipo de la Década de la Premier League, Máximo Goleador Histórico y Capitán de la Selección de Fútbol Costa de Marfil, Máximo Goleador Histórico en finales de Copa en Wembley con 7 goles en seis partidos, Elegido como el mejor goleador del mundo del siglo XXI, por la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol (IFFHS), Convertido en el cuarto goleador histórico del Chelsea F.C. con 152 goles, Convertido en el primer futbolista africano en convertir 100 goles en la Premier League.


 Ni Bobby Tambling, ni Kerry Dixon, ni John Hollins, ni Peter Bonetti, ni Ron Harris van a estar nunca a la altura, y con todo el respeto que se merecen, a la altura de los artífices de esta gesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario