El orgullo de ser el más grande

Roger Federer se adjudicó por séptima vez, el Abierto de Wimbledon, tercer Grand Slam del año, y recuperó el número 1 del mundo, tras superar en la final al escocés Andy Murray por 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4.


Mientras que el jugador número 4 del ranking mundial del ATP, Andy Murray, no pudo lograr el título y sigue la sequía para tenistas británicos desde 1936, cuando Fred Perry se impuso en el court central del All England.


El nacido en Basilea el 8/8/1981 se había coronado en Wimbledon en 2003, 2004, 2005, 2006, 2007 y 2009. Además, el helvético igualó el record de siete títulos en manos del británico William Renshaw (campeón en la "prehistoria" del torneo) y del estadounidense Sampras, y estiró su cosecha a 17 títulos de Grand Slam, y a un total de 74 títulos ATP en su carrera (sensacional).


El suizo dijo: "He jugado, probablemente, mi mejor tenis del torneo. Siempre dije que rendía mejor en semifinales y en la final. Es impresionante volver a ganar aquí después de tres años, el sentimiento es familiar".


"Tengo que agradecer todo el apoyo al público presente hoy. La gente habla de la presión de jugar en Wimbledon y de lo duro que es, pero, la realidad es que todos los aficionados hacen que sea todo mucho más fácil", declaró Murray visiblemente emocionado a pesar de la derrota.

Sin duda Roger Federer es el mejor tenista que esta generación podrá ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario