Messi: «O Benfica tem jogadores muito bons»

Pero cuando Leo Messi se refería a los jugadores del Benfica, no hablaba como cuando lo hacen antes de un partido como para respetar al rival, sino enfocando sus palabras hacia un ídolo suyo y referencia de lo que él pretendía hacer con el balón en el futuro, y no es otro que Pablo César Aimar.


El "payasito" ha tenido una carrera muy afectada por las lesiones y eso no le dejaron vivir a pleno en la élite de este deporte, pero cuando Lionel se fijaba en él, posiblemente cuando era la manija del Valencia C.F. finalista de Champions, era en quien todos los "10" se miraban, por su velocidad, criterio en el toque y conducción en ataque. El mediapunta argentino ha participado en más de 150 partidos oficiales con la camiseta del Sport Lisboa e Benfica, lleva 21 goles desde su llegada y sigue apareciendo con asiduidad en el esquema del entrenador, erigido en uno de los líderes del equipo dentro y fuera del terreno de juego. Desde su fichaje por el Benfica, Aimar ha ganado una Liga (2010) y tres Copas de la Liga.


Aimar es un hombre humilde y Leo ha aprendido mucho de él, y cada vez que se cruzan no hacen más que alagarse con un nivel de admiración mutuo que vivió su mayor momento en ese mundial en el que la gente le criticaba a Pekerman por que no hacía jugar a Messi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario