Historias del Fútbol Argentino (Buenos Aires)

Tras casi un mes de inactividad (por lo que pido disculpas) la vuelta al blog viene cargada de historias y anécdotas tras un viaje de tres semanas a la Argentina. Partiendo desde el minuto uno en el suelo patrio de vuestro redactor que, con mucha fortuna, se encuentra al "Tata" Martino en el mismísimo aeropuerto de Ezeiza. Con esto comenzamos una pequeña recorrida por los personajes y los estadios vistos en dicho periodo.


Pedro Bocca, actual entrenador de Defensores de Belgrano en la Capital Federal, con una trayectoria de 13 años como futbolista habiendo jugado en Platense, Estudiantes (BA) y Defensores de Belgrano, equipo donde fue capitán. Las estadísticas que se disponen indican que jugó 280 partidos y marcó 11 goles jugando en la posición de defensa central.

 
De muy buen dialogo con la prensa se destaca una nota que hizo con Locos x el Ascenso en la que dijo: “Se hace más fácil y ameno el trabajo cuando cada un o aporta lo suyo. Un buen grupo hace la diferencia, la armonía es importante tenerla de amiga y todos disfrutamos de cada momento. Es algo que ayuda en cada partido”.



Una estadística dice que de todos los partidos oficiales que ha disputado Boca Juniors como local desde 1940 (inauguración de La Bombonera de cemento) hasta la actualidad, cuenta con la efectividad de haber ganado el 60%, empatado el 25% y perdido sólo el 15% restante. El estadio Alberto J. Armando está situado en un barrio pintoresco de Buenos Aires pero también muy inseguro, la presencia policial en los días que no hay partido garantiza de todos modos la posibilidad de acercarse a esta imponente entrada.

 
En la Paternal destaca el estadio Diego Armando Maradona , que fue construido por la Asociación Atlética Argentinos Juniors, reinaugurado y totalmente remodelado, en 2003, sobre la base de la anterior edificación (de tablones). Es curioso el dato de que durante su construcción (8 años) el equipo hizo de local en Huracán, Atlanta, Vélez, Deportivo Español , en Mendoza y hasta jugó una Supercopa haciendo de local en Miami. Hoy cuenta con uno de los mejores campos de juego del país, que tiene incorporado una alta tecnología. Este es el estadio en el cual el astro argentino pisó por primera vez el césped de manera oficial, jugando durante 5 años y convirtiendo 116 goles en 166 partidos jugados, siendo el máximo goleador histórico del club.
 

Por la Copa Sudamericana y más de diez años después he vuelto a ver a River Plate en el estadio Antonio Vespucio Liberti, más conocido por "Monumental", era la vuelta de los octavos de final y el partido de ida había acabado 1-0 con gol de Maidana.

 
Los dirigidos por Ramón Díaz fueron: Barovero; Maidana, Balanta, Pezzela; Ponzio, Ledesma; Rojas, Carbonero, Lanzini, Vangioni y Mora como único delantero. En el complemento entraron Kranevitter, Andrada y Ferreyra.

 
El Ciclón de Juan Antonio Pizzi salió con: Torrico, Gentiletti, Kannemann, Alvarado; Mercier, Navarro, Verón, Correa, Buffarini, Piatti; y sólo en punta Martín Cauteruccio. Alvarado fue expulsado y los suplentes que pudieron disputar minutos fueron Elizari, Villalba y la leyenda de San Lorenzo, Leandro Romagnoli.
 
 
Tras eliminar a San Lorenzo en octavos y a la Liga de Loja (Ecuador) en cuartos de final, River Plate se mete en la semifinal de una competición el la que también estará (por el lado argentino) Lanús.

 
“Fue injusto”, dijo Romagnoli. “Me extraña que River haga estas cosas: estamos hablando de River, no de un equipo chico”, cuestionó Gentiletti. “Ganamos un partido y empatamos otro: pasamos nosotros”, chapeó Ponzio. La realidad es que San Lorenzo demostró ser un mejor equipo que River. Pero no logró convertirle ningún gol en 180 y pico de minutos.
 
Tras esta experiencia en Buenos Aires, en la próxima entrada será Rosario la ciudad visitada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario