La leyenda de Guruceta

Para situarnos en la historia: En la Copa del Generalísimo, el sorteo presentaba una eliminatoria Real Madrid vs. FC Barcelona que resultaría explosiva en su partido de vuelta. Pero empecemos por la ida, en la que el conjunto merengue gana 2-0 gracias a que el árbitro navarro Zariquiegui había dado por válido un gol con claro fuera de juego de Amancio.


El Barcelona tenía que remontar en el Camp Nou, y cuando ésta parecía ya encarrilada gracias a que el conjunto catalán iba ganando por 1-0 (gol de Rexach), fue cuando llegó el momento por el que siempre será recordado ese 6 de junio de 1970.


Un árbitro vasco llamado José Emilio Guruceta Muro, de 28 años (que había debutado aquella temporada en Primera División), tras un contragolpe del Madrid en el minuto 59, Velázquez se escapaba hacia la portería blaugrana en una contra y Rifé le hace una falta a unos dos o tres metros antes de llegar al área. ¿Ya se imaginan lo que pasó?.


Guruceta señaló penalti y el Camp Nou, preso de la furia por la injusticia, comenzó a tirar los protectores de los asientos, e incluso, el mismo Rifé amagó con abandonar el partido. Amancio tiró el penalti y estableció el 1-1 que resultó ser definitivo.


Inmediatamente el capitán culé Eladio se encaró con el colegiado al grito de: "eres un madridista, no tienes vergüenza", evidentemente fue expulsado, y fueron sus compañeros los que tuvieron que sacarlo del campo tras negarse rotundamente a aceptar dicha injusticia.


Para acrecentar la locura de un partido así, un posible penalti contra Rifé no fue pitado y la tensión llevó a la afición a explotar. Algunos aficionados comenzaron a saltar al campo y la policía intentó sin éxito detener la situación.


Al final, lo lógico, Guruceta suspende el partido en el minuto 85, y los aficionados se metieron al campo para llevar en hombros a los jugadores del Barça como si el triunfo hubiera sido de ellos.


El Barcelona sería sancionado con la más alta penalización económica de la época, 90000 pesetas y también el cierre de su campo. Lo curioso es a pesar de no reconocer públicamente el amaño, suspendieron por seis meses a Guruceta, y evidentemente con tanto revuelo José Plaza (máximo responsable del Colegio de Árbitros), que acabó dimitiendo.


Agustí Montal, 33º presidente del Barça reconocía que éste había sido un punto muy triste durante su dirección, pero se escudaba diciendo que habían factores políticos que les habían perjudicado. Para los que no saben quién fue, les puedo contar que Montal fue quien fichó a Johan Cruyff, que bajo su mandato se celebraron las bodas de platino del club presentándose el himno actual del club, se inauguraron el Palau Blaugrana y el Pista de Gel y se consiguió ganar la liga 1973/1974.

Guruceta nunca admitió su error y los gritos de: "Guruceta, Guruceta, Guruceta", se convirtieron en un clásico cuando un colegiado perjudicaba al conjunto culé.

José Plaza: "Mientras yo sea presidente, el Barça no será campeón de la liga".

No hay comentarios:

Publicar un comentario